Quiero sexo duro y nada de romanticismos

Sexo duro sin romanticismos

La mala suerte ha hecho que aun sea virgen, pero no pienso desperdiciar la primera ocasión que se me presente para tener sexo duro de una vez. Al fin me he echado un novio y, tras alguna cita romántica, acabo en su piso y nos dejamos de pasteleo. Nos comemos las bocas mutuamente en el sofá y, cuando noto su polla dura, me preparo para dejarle estrenar mi coño, mientras no puedo evitar gemir como una perra en celo ante unos orgasmos que jamás había sentido.

⇓ Descargar Vídeo HD
  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *