Rompo sus leggings y la estreno


Esa mañana la había reservado para mi colega y pensábamos pasarla en la cancha jugando al basket. Pero cuando fui a buscarle a su casa, me recibió su hermanita y la chica estaba tremenda. Sobre todo con esos leggings, que le marcaban un culazo y unas piernas brutales. La golfilla empezó a flirtear conmigo descaradamente, hasta que no pude más y terminé por romper esos leotardos, para follarme su coño el cual según parece, jamás había probado rabo hasta ese momento.

          

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *