Categoría: Rubias

Gocé de mi primera follada interracial

Estreno con follada interracial

Aunque me gustan los chicos, aun no me he animado a desvirgarme, hasta que conocí al hermano de una de mis amigas. El chico es negro y yo estaba más que interesada y curiosa en saber como de grande es su rabo, así que un día, le seduje y terminé estrenando mi chochito con una follada interracial increíble.

Rubias

Me follé a la amiga universitaria de mi hija

La universitaria me puso cachondo

No sabía que mi hija había llevado a una de sus amigas a casa, una joven rubia universitaria que se estaba echando la siesta en el sofá. Quise despertarla, pero no porque estuviese ocupando espacio y no me dejase ver la tele, sino porque estaba en ropa interior y quería follármela a toda costa. Cuando abrió los ojos, me pilló cachondo y, aunque aun no había probado la polla de un hombre, no dudó en irse a mi dormitorio, para que un hombre maduro como yo estrenase su chochito.

Rubias

Menuda zorrita estaba hecha la animadora

La animadora quiso mi rabo

Tocaba partido y tenía que practicar antes para entrar bien caliente. Pero entonces apareció una joven y guapa animadora, que me ofreció un modo de calentar distinto. La muy golfa se lanzó a por mi rabo, ya que quería desvirgarse con mi enorme rabo de color y yo, decidí seguirle la corriente, aunque luego en el partido no estuve muy fino.

Rubias

Dos animadoras buscan mi pollón

Las animadoras me follaron

Fui a ver un partido de baloncesto, pero fue imposible concentrarme en él, debido a las animadoras. Encima dos de ellas al acabar el encuentro, se acercaron a charlar conmigo y no pararon de flirtear, hasta que no me quedó más remedio que invitarlas a mi casa Se que son muy jóvenes y seguro que jamás han probado rabo, pero cuando se me pusieron a tiro, no dudé en penetrar esos chochitos con mi enorme rabo de color.

Rubias

Estreno a la animadora en los vestuarios

La animadora me deja probar su coño

Cada vez que sale esta animadora y el resto de chicas a ensayar al campo, me distraen con sus bailes y esas faldas tan cortas. No puedo controlarme más y hoy, decido coger a la más sexy de ellas y me la llevo al vestuario para follármela. El problema es que según me dijo era virgen, pero esa mañana acabaría con ello, estrenando su coño con mi rabo y mostrándole el lado bueno del sexo.

Rubias

Pillada en la ducha y follada duramente

Estreno en la ducha

No sabía que por casa andaba un amigo de mi hermano. Poco me importó ya que estaba a mi rollo y decidí meterme en la ducha para relajarme. Pero entonces, el chico irrumpió en mi cuarto y no dudó en saltar sobre mí. Yo me dejé llevar ,ya que jamás había estado antes con un hombre y mi coño andaba necesitando estrenarse. Así que al final, me empotró en la bañera my yo terminé limpia y desvirgada.

Rubias

Muestro mis braguitas a mi profesor

Tiento al profesor con mis braguitas

La verdad es que he podido desvirgarme muchas veces, pero no lo he hecho aun. No porque sea una chica clásica, sino porque no quiero que un chaval inexperto ponga a prueba mi coño. Quiero que sea un hombre de verdad, experimentado y que sepa satisfacerme y hoy al fin he encontrado al adecuado. Se trata de mi profesor de literatura, al cual tiento enseñándole mis braguitas en clase, para terminar desnuda y espatarrada para su dura polla.

Rubias

Castigada y desvirgada por el profesor

Castigada por el profesor

Tras pillarme fumando junto a mi amiga, el profesor nos dio una reprimenda a ambas, pero especialmente a mí. Noté que acabaría castigada tras la reunión a solas, pero no imaginé que fuese de aquella manera. Lo que hizo el tipo, fue meter su mano bajo mi falda y empezar a tocarme el coño, aunque le advertí de que aun era virgen. Aun así, le dejé seguir y al final, terminé desvirgada al fin en un polvazo con mi maestro que fue una gozada.

Rubias

Logro el puesto de niñera con un polvo

Follando para ser la niñera

Para costearme la universidad, he decidido ejercer de niñera durante un tiempo y hoy, acudo a una entrevista de trabajo. Lo que pasa es que no me esperaba que el dueño de la casa fuese un chico joven y cachas, que me puso muy cachonda nada más verlo. No tenía claro si darme el puesto, debido a mi poca experiencia, pero logré convencerle con mis armas de mujer. Y aunque aun era virgen, no dudé en ofrecerle mi coño, logrando el trabajo y además, mi primera follada.

Rubias