Categoría: Rubias

Quise su polla dentro de mi coño


Ya llevaba mucho tiempo pensando en follar y estrenarme de una vez, pero buscaba un chico que supiese como moverse en la cama y que tuviese una buena polla. Por suerte, el día de mi 18 cumpleaños un amigo de mi hermano apareció por casa y logré acorralarle en mi cuarto, tentándole para que me desvirgase. No me fue difícil, ya que pronto se la puse dura y lo que vino después, fue un polvazo del que ambos gozamos como animales en la cama.

Rubias

La colegiala quiso probar mi rabo


Se de buena tinta que una de mis alumnas se siente atraída por mí y últimamente, la tensión entre los dos va en aumento. De hecho, una tarde la colegiala se quedó conmigo a solas en el aula y me confesó su virginidad y que trataba de desvirgarse con un hombre mayor y experimentado. Yo no pude evitar ponerme cachondo al imaginarme lo que debía ser desvirgar a ese bombón… pero poco tuve que fantasear ya que, al poco rato, la tenía desnuda sobre la mesa y pidiéndome sexo duro para su chochito virgen.

Rubias

Desperté con ganas de sexo duro


Tras la cita y la cena, mi chico pensó que acabaríamos follando, pero como aun era virgen, le dije que aun no me sentía preparada, así que nos fuimos a dormir. Pero a la mañana siguiente, me desperté cachonda al ver el empalme que llevaba y como se notaba bajo las sábanas. De repente, tuve ganas de sexo duro, así que decidí que era un buen momento para estrenar mi chochito y le dejé penetrarme con fuerza, comenzando el día de un modo bestial.

Rubias

Agradezco con sexo el paseito


Acababa de llegar de viaje para estudiar español y andaba un poco perdida. Pero por suerte, un grupo de chicos se ofreció a llevarme a mi hotel en su furgoneta y accedí a ello. Estaba de lo más agradecida y para demostrárselo, decidí tener sexo con uno de ellos en el asiento trasero. Jamás lo había practicado, así que les entregué mi virginidad y dejé que me grabasen en vivo y en directo, terminando ese momento tan morboso conlgado en la red para todo el mundo.

Rubias

Pedí sexo duro en mi estreno


Aun era virgen pero ya estaba mentalizada para estrenar mi coño el día menos pensado. Estaba pensando en como me gustaría que fuese y al final escogí la opción de hacerlo con sexo duro. Así que una tarde a solas con mi chico, le dejé someterme en el sofá y asumí mi papel de sumisa, hasta terminar en pelotas y comiéndole el rabo, el cual puse a punto y listo para desvirgar mi dulce chochito de un modo bestial.

Rubias

Española culona pierde su inocencia


Se suele decir que las jovencitas a veces son muy inocentes y, aunque esta española culona lo parece, en el fondo no lo es tanto. De hecho aunque es virgen, ha decidido estrenarse de una vez grabando porno, ya que ha leído que se puede ganar una buena pasta gracias al sexo. Así que con este semental y ante las cámaras, perderá su virginidad en un polvazo bestial.

Rubias

Quise un pollón para mi desvirgada


Soy bastante pija y siempre me han dado lo que he pedido, algo en lo que que no pienso cambiar ni si quiera en el sexo. Por eso, para mi primera vez solo quiero lo mejor y eso significa un buen pollón para mi coño virgen. Cuando al fin lo encontré, me lo pasé en grande montando sobre él y me corrí varias veces, a pesar de que a mi coño le costó un poco gozar de semejante rabo.

Rubias

Arranco sus bragas para desvirgarla


He sido muy paciente y he respetado la decisión de mi nueva novia de no tener sexo hasta que esté preparada. Se ve que se ha tomado su virginidad muy en serio, pero yo ya no puedo más. Por eso una tarde estando a solas en su casa tras una cita que tuvimos, me fui a por sus bragas y se las acabé arrancando para después, estrenar su coño al fin en medio del salón de casa.

Rubias

Corrida en su cara tras desvirgarse


Sin duda, esta joven española va a probar todo de una vez en su estreno en el sexo. Y es que no solo acaba gimiendo y experimentando orgasmos en su primera vez, sino que cuando acaba la faena, no duda en pedirle al chico una buena corrida en su rostro. A ella le encanta ser una zorra y cuando se lo pidió, el chico se quedó tan encantado que no dudó en llenarle la cara de lefa caliente.

Rubias

La pillé cachonda y decidí consolarla


Tras ir de visita a casa de mi amigo, salió a comprar unas cosas y me quedé esperándolo. Empecé a pasearme por ese pedazo de mansión y de repente, me encontré en el salón a su joven hermana, masturbándose cachonda perdida. Al principio ella se ruborizó mucho, pero cuando le ofrecí mi rabo para calmar su calentón, quiso probarlo. Y es que al parecer, aun era virgen y era un buen momento para desvirgar ese rico chochito.

Rubias