Soy una esposa caliente y quiero sexo anal

Esposa caliente enculada

La verdad es que soy una esposa caliente y muy morbosa y, tras años de matrimonio, lo cierto es que jamás he probado a follar por el culo. Me daba miedo, pero con los años he ido cambiando de mentalidad y hoy, al llegar mi marido del trabajo, se lo he pedido de rodillas. El hombre está encantado con la idea y yo, al ver su polla bien dura, no dudé en prepararme para recibirla dentro de mi culito virgen.

          

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *