Uso la furgo para follarme a la empollona

Empollona desvirgada en la furgo

Aunque es la típica empollona de gafas, me he fijado un poco más en ella y lo cierto es que sus ojos azules y esas tetazas que tiene, me llaman la atención. Un día decidí enseñarle mi nueva furgoneta y, cuando la tuve a solas en la parte de atrás, comenzamos a enrollarnos. Yo quería más, pero ella me advirtió de su virginidad, aunque eso no nos frenó a ninguno y terminé estrenándola allí mismo.