Ven a la piscina que quiero estrenarme

Desvirgada en la piscina

Llegaron las vacaciones de primavera y decidí irme con unos amigos de la universidad. El día estaba perfecto, así que fui a la piscina y me relajé tomando el sol y dándome un baño. De repente, me sentí observada por uno de mis amigos y le invité a hacerme compañía. Noté el empalme en su bañador, así que terminé desnudándome y curioseé en sus bajos, terminando por pedirle que estrenase mi coño de negrita allí mismo.

          

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *