Su compañera oriental empezó el día pidiéndole rabo

Compañera oriental empezó el día pidiéndole rabo

Como el alquiler del piso es caro, este tipo buscó un compañero de piso y tras poner el anuncio, aceptó a una guapa oriental con la que pronto empezó a hacer buenas migas. De hecho en la segunda noche ya se notó una cierta atracción, la cual se tradujo en un polvete al día siguiente con el que empezaron el día. Ella aun era virgen, pero se ve que el chico le gustó tanto que al final, le dejó catar su chochito asiático en un polvo mañanero.