Dejó mi coño asiático relleno de lefa


Quise aprovechar que un amigo de mi hermano se había quedado a dormir en casa, así que me fui a su cuarto para despertarle y lo hice de un modo muy especial. Me metí en la cama con él y empecé a meterle mano, hasta dejar su polla dura y lista para mi coño asiático. Quería probarla y experimentar el sexo por primera vez, aunque no esperaba que tras el bestial polvo que me había metido, iba a rellenarme el coño con su lefa.