El blanquito me sorprendió gratamente


Tengo ganas de probar el sexo de una vez, pero los chicos negros suelen tener rabos descomunales y me da algo de miedo hacerlo con uno. Por eso, decido invitar a un chico blanquito de mi clase a mi piso, para estrenarme con él y disfrutar plácidamente de mi primera vez. Lo que no me esperaba, es que él tuviese también un rabo como ese, pero al final decidí tirar para adelante y acabé gozando de lo lindo de su polla y de lo bien que la usó en mi coño de ébano.