Su entrenador personal no pudo resistirse en los vestuarios

Su entrenador personal no pudo resistirse

Tras hacer caso a todo lo que le decía su entrenador personal, esta rubia acabó en los vestuarios cansada y sudada. Había sido una mañana de entrenamiento muy dura, pero para duro el rabo del tipo tras quedarse a solas con ella. La chica pronto notó su empalme y aunque aun no había estado con un chico, decidió seguirle la corriente. Pronto se quitó la ropa y como vemos, disfrutó de un poco más de ejercicio en forma de follada brutal juntos.