La vecina le sedujo con su bikini


En el bloque de edificios que comparten, tienen una piscina y esa tarde, su joven vecina se fue a bañar en bikini, una imagen que le puso la polla muy dura al tipo. Ella sabía que le estaba mirando el culo y por eso, se puso a contonearse allí mismo, sabiendo lo que estaba consiguiendo con ello. Pero la chavala quiso más, así que se fue a su casa y cuando vio el rabo del vecino más duro que una piedra, se lo llevó a la boca y aunque era virgen, esa misma tarde dejó de serlo, gracias a la follada que le metió en el salón.