La vecina mulata me la puso durísima


Tengo una buena relación con mi joven vecina mulata, una chica preciosa que siempre se muestra muy simpática conmigo. Creo que le gusto y cuando me invitó a su casa para probar su piscina, fui sin dudarlo. Pero lo que no me imaginé, es que la muy golfa fuese a menear su cuerpazo de ébano ante mi de esa manera, hasta desnudarse. La chica quería mi rabo y al parecer era el primero de su vida, así que terminé por desvirgarla al aire libre y junto a la piscina de su casa.