Pelirroja tetona deja que su vecino se la meta en el jardín

Pelirroja tetona deja que su vecino se la meta

Mientras disfrutaba de sus flores, esta pelirroja tetona saltaba por cada rincón del jardín, sin darse cuenta de como su vecino la miraba. Y es que al chica iba con una falda y nada debajo, por lo que cada dos por tres se podía ver su chochito. Él se fijó y mucho, sobre todo cuando la colegiala se puso cómoda y empezó a masturbarse, momento que aprovechó para acercarse y ofrecerle su rabo, que sería el primero que probaría en su vida.