Pongo a la vecina latina a cuatro patas


El otro día vi como un camión de mudanzas llegaba al barrio, se trataban de nuevos vecinos y ahora, tocaría conocerles a todos. Pero a la primera que conocí, fue a su hija, una guapa mexicana y con cuerpazo que se mostró muy simpática conmigo cuando vino a verme. De hecho, mi vecina latina empezó a acariciarme en el sofá y al final, se me puso a cuatro patas en seguida. Y es que parece que buscaba un chico experimentado que estrenase su coño y lo encontró en mí.