Prefirió su polla a los pepinos


Para ganarse el pan, esta joven latina ha montado un puestecito de verduras y cada día, visita los barrios de la zona donde vive, para vender de todo. Pero una mañana, un desconocido se quedó perplejo ante lo guapa y lo buena que estaba la chica, hasta acabar comprándole un pepino y jugando con él ante ella. Sus insinuaciones quedaron claras y la chica, que aun era virgen y andaba como loca por estrenarse de una vez, al final dejó el puesto y prefirió pasar el día probando esa polla en su chochito.