Preparé mi ojete para lo que se avecinaba


Llevo mucho tiempo dándole vueltas, pero es mejor no pensar en ello e ir directamente a la acción. Y es que el sexo anal me llama y mi ojete anda pidiendo estrenarse de una vez. Así que cuando mi chico aparece por casa, se lo dejo bien claro y como no, a él la idea le encanta. Nunca le ha dado por el culo a una chica y yo jamás lo he experimentado, así que en cierto modo era una experiencia nueva para los dos, en la que disfrutamos de lo lindo.