Su follamigo la embiste por el culo


Puede que la señora ya tenga una edad, pero hasta ella tiene a su follamigo para que, de vez en cuando, le de bien duro cuando su marido no está en casa. De hecho, en su último encuentro la madura quiso hacer algo que jamás había probado y que como mucho, lo hizo con un consolador. Y es que al verlo a él y a su polla dura, sintió la necesidad de probar el sexo anal y sin dudarlo, se puso a cuatro patas para dejarle metérsela por el ojete.