Uso mis pies para lograr desvirgarme


Se desde hace tiempo que mi profesor particular siente debilidad por los pies de las mujeres y en una de nuestras clases, decidí usar los míos para ponerle cachondo. Quería seducirle ya que aun era virgen y él tenía pinta de ser un hombre experimentado. Así que cuando empecé a enseñárselos y a restregarlos por su paquete, conseguí ponérsela bien dura y al final, pude desvirgarme con su rabo en el sofá del salón.